¿Qué es el dolor crónico?

Si su dolor ha durado más que el tiempo previsto para la curación tras una cirugía, un traumatismo u otra afección -generalmente tres meses-, entonces puede considerarse una enfermedad crónica.

Condiciones como la migraña, la osteoporosis, la artritis y otras dolencias musculoesqueléticas son enfermedades crónicas bien reconocidas.

Sin embargo, hay otras afecciones de dolor crónico que pueden no ser tan comunes o bien conocidas. Entre ellas se encuentran las afecciones relacionadas con el dolor nervioso, el dolor pélvico, el dolor abdominal, el dolor facial y el dolor posquirúrgico persistente.

El dolor agudo puede convertirse en dolor crónico si no se trata o se trata mal. Esto ocurre cuando se producen cambios neuroplásticos dentro del sistema nervioso, que hacen que el cuerpo sea más sensible al dolor y puede crear sensaciones de dolor incluso sin estímulos de dolor externos. Por ejemplo, las personas pueden sentir dolor por una brisa o por el contacto de la ropa con su piel.

Cuanto más tiempo permanezca el dolor sin tratar, mayor será el riesgo de que el cuerpo se sensibilice al dolor y éste se vuelva crónico. Por lo tanto, el tratamiento oportuno y eficaz del dolor agudo es esencial para evitar la transición al dolor crónico.

Si le preocupa un dolor que ha durado más allá del tiempo previsto para la curación, consulte a su médico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.